Entradas

Ilustración de las Otoconias fuera de su lugar

En este vídeo vemos la secuencia de valoración del VPPB o vértigo de posición paroxístico benigno, realizada después de un exhaustivo interrogatorio inicial, tras la maniobra de Dix-Hallpike podemos distinguir 4 de los 5 rasgos fundamentales de este tipo de patología.
En el vídeo se pueden apreciar, por orden de aparición:

  1. La latencia
  2. El paroxismo
  3. La fatigabilidad
  4. La inversión

El único rasgo que no se aprecia es la habituación que supone la desaparición de los síntomas si ejecutamos repetidas veces la maniobra diagnóstica.

Las maniobras diagnósticas nos permiten reconocer en qué lado y en qué canal se sitúan las otoconias, partículas de carbonato cálcico, las cuales producen el VPPB a causa de su migración anómala desde el utrículo a uno de los conductos semicirculares del laberinto, y así poder ejecutar una maniobra terapéutica eficaz.
En este caso, y observando el movimiento ocular, nistagmo antihorario y vertical superior, el cual es generado por nuestra maniobra, podemos afirmar que nos encontramos frente a un vértigo posicional del canal posterior derecho.

 

 

Historia del vértigo posicional paroxístico benigno

Las primeras descripciones sobre el vértigo posicional paroxístico benigno o VPPB se remontan a finales del siglo XIX, pero fue el premio Nobel del año 1914, Robert Barany, el que ofreció una descripción más precisa. Los otorrinolaringólogos ingleses Dix y Hallpike, a mediados del siglo XX, realizaron un estudio con 100 pacientes describiendo la maniobra de posición desencadenante del vértigo de posición paroxístico benigno conocido por las siglas VPPB. El doctor Schuknecht en 1962 y 1969 ahondó en la comprensión de la fisiopatología del vértigo de posición generado por una cupulolitiasis.

En 1980 el profesor Alain Semont descubre la maniobra que revolucionará el tratamiento del vértigo posicional paroxístico benigno por su sencillez y eficacia. Desde estas líneas aprovechamos para agradecer al profesor sus enseñanzas y paciencia con los que hemos sido sus alumnos.

 

Alain Sémont con Sergi Lucas

Alain Sémont con Sergi Lucas

 

Epidemiología. ¿Es frecuente el vértigo de posición?

Es el tipo de vértigo más habitual representando alrededor del 30% del total de vértigos en el adulto. Los profesores Thomas Brandt y Daroff en 1980 y Michel Toupet en 1982 indican la mayor incidencia de esta condición en mujeres en una proporción 2:1 respecto a los hombres.

Sobre todo afecta a la población por encima de los 60 años suponiendo un grave riesgo de caídas; es excepcional antes de los 20 y no tenemos casos documentados por debajo de 9 años. La presentación del vértigo posicional paroxístico benigno suele ser unilateral del canal posterior aunque las formas bilaterales suponen aproximadamente el 15% de los VPPB. Las formas que afectan al canal semicircular horizontal parecen representar el 8% del total de los VPPB.

 

Causas del VPPB

Sobre el 22% de estos vértigos se producen después de golpes, caídas o accidentes de tráfico (latigazo cervical). Otro porcentaje sabemos que corresponden a alteraciones del metabolismo del calcio, déficits de vitamina D e hipotiroidismo. El 50% restante desconocemos su causa e incluso existe la sospecha que existen factores vasculares que conllevan la degeneración de la mácula del utrículo.

 

Fisiopatología VPPB

El sistema vestibular periférico es una acelerómetro angular (sistema canalar) y lineal (sistema otolítico). El sistema canalar está formado por 6 canales, tres en cada oído interno, que en su interior contienen un líquido endolinfático que actúa a modo de ‘nivel’ en cada uno de los movimientos angulares de nuestra cabeza. Este espacio ocupado por el líquido endolinfático no debe contener nada más en su interior.

El sistema otolítico, formado por utrículo y sáculo, se encarga de detectar las aceleraciones lineales tanto horizontales como verticales. En su interior, sáculo y utrículo, contienen millones de partículas microscópicas de carbonato cálcico llamadas otoconias u otolitos. Dichas partículas se desplazan cada vez que movemos nuestra cabeza de forma lineal como por ejemplo en un coche o bien al ascender y descender en un ascensor. Los otolitos, en condiciones normales, no deben salir de estos orgánulos. En condiciones patológicas como las que hemos señalado en el apartado anterior estas otoconias se desprenden de su lugar y migran introduciéndose en los canales semicirculares. Esta migración no deseable genera lo que llamamos una canalolitiasis o piedras dentro de los conductos provocando de esta forma una irritación en el órgano sensorial del canal afectado que provoca un vértigo intenso y de corta duración (en general inferior a 2 minutos).

 

Esquema para el Tratamiento del vértigo posicional paroxístico

Tratamiento del vértigo posicional paroxístico

 

¿Qué siente el paciente?

En nuestra entrevista el paciente refiere la aparición brusca de un vértigo rotatorio intenso de corta duración y que inicia instantes después de adoptar la posición desencadenante. Las circunstancias suelen ser un repentino cambio de posición, por ejemplo, un giro en la cama, o mirar hacia arriba…Por lo general el paciente indica que su problema proviene del segmento cervical lo que algunos facultativos y terapeutas no dudan en confirmar. Como hemos explicado anteriormente este vértigo tiene su origen total en el oído interno y nada tiene que ver con las cervicales.

Asociado a este tipo de vértigos solemos observar en el paciente un estado de ansiedad muy elevado y reacciones indeseables del sistema neurovegetativo como náuseas e incluso vómitos. El paciente, por lo general, va a realizar una estrategia de evitación, es decir va a reducir su movilidad y va a rigidificar su cuello con el fin de evitar los movimientos de cabeza y no desencadenar de nuevo los síntomas.

 

¿Cómo detectar el Vértigo Posicional Paroxístico Benigno?

El vértigo posicional paroxístico benigno es objetivado al colocar al paciente en algunas posiciones específicas que desencadenan un nistagmus (movimiento ocular patológico) torsional u horizontal que bate hacia el oído bajo al adoptar la posición desencadenante. Este nistagmus disminuye y acaba desapareciendo tras pasar por un paroxismo y se invierte a la vuelta a la inicial. Para observar de una forma precisa estos movimientos oculares el fisioterapeuta debe estar muy bien instruido y utilizar un material adecuado. En Osteoprat somos especialistas en el tratamiento del vértigo posicional y disponemos de varios equipos de videonistagmoscopia que hacen altamente eficaz nuestra observación y tratamiento.

 

Nistagmus torsional

Nistagmus horizontal

 

Evolución del VPPB

Una vez realizada la observación precisa del problema e identificado el canal o canales afectados, nuestros fisioterapeutas realizarán las maniobras específicas necesarias para revertir el problema. Normalmente, si la maniobra está bien ejecutada, la eficacia es muy alta y en pocos días el paciente recupera la normalidad.

En ocasiones las crisis se pueden alargar o dejar una secuela en forma de inestabilidad debido a la desorganización neurosensorial generada. En estos casos está indicada una reeducación vestibular. Osteoprat es un centro pionero del tratamiento integral del vertigo y el mareo en Barcelona.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿Necesitas ayuda o reservar hora?
Haz clic en "Abrir chat" para iniciar una conversación en Whatsapp.